free web stats

TERAPIA SEXUAL YA

Sexualidad Feliz = Personas Felices

publicado por: Helena Sánchez Hernández. Etiquetas: ruptura amorosa,duelo,relaciones

Un duelo es una despedida de algo o de alguien. A lo largo de   nuestra vida hacemos diferentes despedidas. Algunas son más relevantes que otras y nos afectan de diferente manera. Un cambio de trabajo implica dejar atrás compañeros, funciones, un lugar que nos resulta familiar.  Un cambio de casa implica desprenderse del lugar donde hemos vivido lleno de recuerdos, las tiendas donde compramos, los vecinos. También dejar atrás la juventud implica elaborar un duelo y observar que nuestro cuerpo va cambiando queramos o no.

Terapia Sexual YA



El duelo que vivimos cuando perdemos un ser querido forma parte de todas estas despedidas que hacemos a lo largo de la vida y suele ser bastante doloroso y estresante.







TIPOS DE DUELOS



  • El duelo por muerte. Cuando un ser querido que puede ser un familiar, un amigo, nuestra mascota muere dejando un gran vacío en nuestra vida.


  • El duelo afectivo. Cuando finaliza la relación que manteníamos con nuestra pareja ya sea porque hemos decidido terminarla o porque él/ella decidió que se terminara.



DIFERENCIAS ENTRE UN DUELO Y OTRO



Cuando fallece alguien a quien queremos, la sociedad tiene una serie de mecanismos para ayudar a la persona en este duelo. Los médicos son los responsables de comunicar la muerte, hay una ceremonia de despedida donde amistades y familia acompañan en el dolor, la empresa facilita unos días para que puedas organizarte y recuperarte minimamente.


Sin embargo, en el duelo afectivo esto no ocurre a pesar de ser una de las experiencias más dolorosas y estresantes de la vida. Por más dolor que tengas y este dolor no solo es emocional sino que puede llegar a doler el propio cuerpo, tienes que ir a cumplir con tu jornada laboral.


Es por ello por lo que los amigos/as pueden cumplir un papel importantísimo en el proceso de duelo empleando los mecanismos necesarios para sacar a la persona que sufre el duelo de ese estado. Sin embargo no siempre la ayuda es la más adecuada aunque se haga con toda la buena intención de ayudar.


COMO AYUDAR


Pregunta

No sabemos que necesita la otra persona, con lo cual podemos preguntarle ¿Que necesitas? ¿Qué puedo hacer por ti? Puede ser que necesite que le lleves un plato de sopa caliente porque no tiene ganas de cocinar, o simplemente desea compañía en su primera noche o ayuda con alguna gestión difícil de realizar en esos momentos. Preguntar es la clave para saber en que y de que manera podemos ayudar.


Acompaña

 Muchas veces no hacen falta muchas palabras sino simplemente acompañar y dejar claro que estamos ahí para lo que necesite. Puede ocurrir que no sabemos que decir. El dolor de quien queremos nos abruma y sentimos la necesidad de dar palabras de consuelo que muchas veces no son las más adecuadas. Para un momento y piensa que la simple presencia física ya alivia.


Empatiza

Nuestro amigo/a puede estar pasando por una mezcla desentimientos de lo más variados. Rabia, tristeza, desesperación, culpa, deseos de volver con la expareja. Por más que no entendamos los sentimientos que nos expresa nunca los cuestionemos. Simplemente aceptemos que se siente así. Algunas personas no entienden que en pleno enfado digamos cosas desagradables a la expareja en el momento de la separación. Nuestra sociedad tiende a limitar las emociones y a expresar rechazo ante la rabia porque piensa que es propio de personas que pierden el control. La expresión del enfado es importante y saludable y no debemos cuestionarla porque puede generar culpabilidad. Esto sería añadir otra carga a lo que ya tiene.


Respeta

Si tu amigo/a te dice que no quiere salir a una fiesta porque no se encuentra bien, no insistas. La tristeza te quita energía y se necesitan todas las fuerzas para hacer frente a la nueva situación y reorganizar de nuevo la vida. No es positivo ni un extremo tal como quedarse bajo la manta todos los días, ni tampoco el otro como acudir a fiestas y eventos en los que no queremos estar. Cada persona necesita un tiempo para pasar por este proceso y es necesario respetar también el que necesite cada uno.


Escucha

Las emociones que se viven en ese momento necesitan ser expresadas y liberadas. La tristeza y la rabia no pueden ser ocultadas ni contenidas. No es sano.


Da alternativas para el bienestar

 Por último, si vemos que nuestro amigo/a no consigue salir de este proceso, podemos aconsejar que acuda a un profesional de la Psicología que le ayude a transitarlo. Esto puede ser de gran ayuda para que el duelo no se convierta en algo crónico.