TERAPIA SEXUAL YA

Sexualidad Feliz = Personas Felices



Aunque hace unos momentos brillaba el sol en la parte del planeta en el que vivo, lo cierto es que ya estamos en otoño. Las calles se llenan de gente ante la cercanía de las navidades y la compra de los regalos. Aunque hay mucho bullicio otoñal, algunas personas pueden sentir que su energía baja ante el cambio de estación. Menos horas de sol, lluvias, frío hacen que nos sintamos tristes en algunos momentos, con menos energía de la habitual para hacer nuestras tareas cotidianas.

Otoño, De Fondo, Color, Follaje, Oro, De La Hoja, Arce
Terapia Sexual YA

En la sexualidad también podemos notar esta falta de energía.

Por eso escribo este post.

En él quiero ofreceros una visión diferente de la sexualidad y una práctica para generar intimidad y deseo en este tiempo otoñal lluvioso y brumoso además de algunas pautas para encarar la estación.


Algunos consejos generales para afrontar esta estación del año serían:


  • Escucha tu cuerpo. Si ese día te pide quedarte tirado en el sofá y puedes permitírtelo hazlo. Creo que en los tiempos actuales escuchamos poco nuestro interior y nos dejamos llevar por lo que nos dicen los demás que en muchas ocasiones lo hacen con toda la buena intención. Así que si escuchamos frases del tipo: "Animaté", "sal a la calle,¿como te vas a quedar un sábado en casa?" reflexionemos sobre si es eso lo que realmente nos apetece y actuemos en consecuencia.

  • Aprovecha este momento para mirar en tu interior y conectar con tus sentimientos del tipo que sean. Servirá para que te comprendas mejor y seas consciente de aquellas cosas que te malhumoran o te alegran o te entristecen. Así comprenderás mejor tus emociones.

  • Cuando ya decidas dejar ese día de sofá, sal a dar un paseo lejos del bullicio de los centros comerciales. Contacta con la naturaleza. Pasea, llena tus pulmones de aire, deja que el viento te de en la cara. ¿Dudáis que todo esto os haga sentir vivos?

  • Haz ejercicio suave. Quizás no te apetezca meterte tres horas de gimnasio haciendo ejercicios aeróbicos como haces habitualmente, pero si hacer una suave clase de pilates, algo de yoga, expresión corporal. Lo que te pida el cuerpo en ese momento y no hace falta que lo hagas todos los días.

¿Pero que pasa con la falta de ganas en la sexualidad? Si nuestra energía vital disminuye en esta época del año, también afecta a nuestras relaciones sexuales. Mi consejo es que no os preocupéis en exceso. Lo más importante es generar intimidad con nuestra pareja aunque no estemos tan dispuestos como otras veces. Una película un sábado por la tarde los dos debajo de una mantita, un paseito juntos por el campo lejos de los gritos y sonidos de la ciudad, una conversación mirándoos a los ojos y sobre todo un cambio de percepción en este sentido. El sexo no tiene porque ser una sesión de orgasmos y de relaciones con penetración. La sexualidad puede ser otra cosa.

Os voy a proponer un ejercicio que os puede ayudar a generar esa intimidad y a conectar con el deseo. Se utiliza en terapia sexual fundamentalmente para tratar la disfunción erectil, pero lo que mas me gusta es que se puede utilizar en cualquier momento porque da mucho juego. Se llama placereado y fue creado por Master y Johnson, matrimonio pionero en el estudio de la sexualidad humana. También le llamaron focalización sensorial, pero el término placereado me parece mucho mas bonito y por eso le llamo así.

El objetivo no es el orgasmo, ni se utiliza el coito. Si os dais cuenta, aunque hay muchas prácticas sexuales casi siempre utilizamos la misma, la penetración. Es la única que sirve para reproducirnos y aunque no sea nuestro objetivo, la usamos una y otra vez. ¿Porque no variar? Os propongo algo diferente para ganar placer y sensibilidad

Lo primero que tenéis que hacer es preparar el ambiente y lo haréis juntos. Ajustar el nivel de luz que os haga sentir cómodos, poner algún tipo de aroma que os guste. En cuanto a la música, yo recomiendo que no se utilice para que la atención este completamente focalizada en vuestras sensaciones, pero si aun así decidís ponerla, elegir una que sea suave y a ser posible instrumental. Durante el ejercicio no se habla solo se siente.

Uno de vosotros se tumba de espaldas y el otro empieza a acariciarle desde la cabeza hasta la punta de los pies. Después se da la vuelta y acariciamos a la pareja por delante. No nos detenemos en los genitales sino que nos centramos en otras zonas que habitualmente desatendemos. Recuerdo a Felix Lopez, profesor de la asignatura de Sexualidad en la Universidad de Salamanca y autor de varios libros relacionados con el tema. Decía: "¿Porque visitar siempre la capital, cuando en las afueras hay paisajes maravillosos?" Traducido significa que siempre nos centramos en determinadas zonas del cuerpo del otro, pero la piel es muy extensa y toda ella receptora de placer. No se trata de masajear, sino de acariciar. El que da las caricias conecta con la piel del otro, con su suavidad y escucha el cuerpo de la pareja viendo como reacciona ante las caricias. El que recibe las caricias conecta con las sensaciones que le producen y solo piensa en eso. No se preocupa en tener una erección si es hombre o en lubricar si es mujer o en tener un orgasmo. Si sucede bien y si no sucede no pasa nada.

Cuando hayáis terminado el que recibía las caricias pasa ahora a acariciar a la pareja de tal manera que ambos sois receptores y dadores de caricias.
Al finalizar el ejercicio, si ambos estáis muy excitados podéis masturbaros si os apetece. Otra opción es quedaros así y guardar el deseo que haya sido generado para otra vez. Esto os hará desearos el uno al otro durante varios días. Mi consejo es que no finalicéis con un coito y así probéis otras cosas diferentes e igual de agradables.

Espero que mis consejos os sirvan para encarar el otoño de forma diferente. Ya me contareis.