TERAPIA SEXUAL YA

Sexualidad Feliz = Personas Felices



Hace un tiempo acudí a una entrevista para un nuevo proyecto profesional en una empresa.

Terapia Sexual YA

Nada más entrar en el lugar me dio sensación de tristeza. El sitio era frío y desangelado, no parecía un lugar donde trabajan personas y sacan proyectos adelante. Me dirigí la persona más cercana y le comente que tenía una entrevista. Me indico un asiento y me dijo que esperara a la directora. Al cabo de unos minutos una mujer se dirigía a mí. Se saludo muy fríamente dándome dos besos. No comprendo cómo los besos, se pueden dar de manera tan distante. Me señalo el despacho para que pasara para poder hablar.

Como en cualquier entrevista me pregunto sobre mi formación, mi experiencia y sobre lo que podía aportar para ver si encajaba en el puesto. En ningún momento me menciono las condiciones laborales y cuando se las pregunte se limito a decirme el horario sin mencionar el sueldo en ningún momento.

Una vez terminada la entrevista, me dijo que quería hacerme una prueba escrita y así fue. Realice la prueba, la entregue y al despedirme una persona me dijo: “Que tengas suerte”.

Una vez que Salí de allí, me dije a mi misma que jamás trabajaría en este sitio.

Para mí una entrevista de trabajo es una conversación entre dos profesionales donde cada uno valora en que puede colaborar con el otro, que puede aportarle, si le gusta o no, si hay feeling. Es un espacio donde hay un intercambio de información, donde cada uno expone lo que le ofrece al otro. Una entrevista de trabajo no es un examen a una persona donde se decide unilateralmente si vas a seleccionar al candidato. Ambos son candidatos.

Por eso el titulo de mi post. Eliges o te eligen. Tanto en un trabajo, como en una relación, porque con las relaciones pasa lo mismo.

Tienes todo el derecho del mundo a poder elegir y si no lo haces y permites que te elijan entonces quizás sientas una frustración enorme. Destaca tus cualidades pero a la vez valora lo que te ofrece la empresa. Si es un lugar de trabajo agradable, si hay buena energía entre la gente, si te reciben amablemente, si te sonríen, si te exponen lo que ellos te ofrecen y no solo te preguntan que ofreces tu, si las condiciones laborales te interesan.

Con la pareja pasa lo mismo. Observa y valora, si es una persona con la que te sientes agusto, si tenéis temas y opiniones en común, si es respetuoso/a, si te deja expresar tu opinión en vez de hablar a cada rato de si mismo/a, si te gusta físicamente, si te pone sexualmente, si te trata como a persona y no como a objeto que no tiene criterio propio.

Una relación no solo es seducir al otro/a y sacar nuestra mejor cara. Ambos tienen que seducirse. Y si crees que con frecuencia te eligen, ¿te has parado a pensar en los motivos? ¿quizás crees que no tienes nada que ofrecer? ¿quizás piensas que es un honor que alguien quiera estar contigo? ¿Decides estar con el otro/a o te dejas llevar dejándote querer? Si es así te equivocas porque tienes mucho que ofrecer. Cada persona tiene su magia, su encanto, su atractivo. Cada uno somos la mejor versión de nosotros mismos y a medida que pasa el tiempo y nos desarrollamos nos convertimos en una nueva versión mas y mas potente. Y estoy segura que tu eres así.

Y si lo dudas te propongo que escojas a un grupo de 10 amigos y a cada uno le preguntes tres cualidades sobre ti. Te sorprenderás como te ven los demás. A veces ocurre que las otras personas nos valoran más que nosotros/as mismos y esto es una verdadera lástima.

Solo tienes que creer en ti para poder elegir y que no te vuelvan a elegir. A partir de ahora elegiros mutuamente