free web stats

TERAPIA SEXUAL YA

Sexualidad Feliz = Personas Felices

publicado por: Helena Sánchez Hernández. Etiquetas: fantasías sexuales,sexualidad,erotismo

Este artículo está dirigido a aquellas personas que sufren por tener fantasías sexuales fuera de la norma, es decir, poco comunes. No, no estas enfermo, no tienes ningún problema. No es lo mismo imaginar que hacer.

Terapia Sexual YA

De hecho, fantasear es sano para nuestra sexualidad y la enriquece. Imaginar y recrear escenas sexuales de diferentes temáticas es un recurso que podemos emplear en momentos donde no se tienen excesivas ganas para el sexo. A veces el deseo permanece dormido debido a las prisas y la vida de locura que llevamos siempre corriendo de un lado para otro. Pensar en sexo inventando las historias que nos apetezcan es un buen estímulo para nuestra vida sexual.


El problema aparece cuando algunas personas ante determinadas fantasías empiezan a sentirse culpables.



LO QUE NOS PREOCUPA


  • El hecho de fantasear con alguien distinto a mi pareja, ¿quiere decir que quiero engañarle?
  • Me siento culpable porque fantaseo con un familiar
  • Me excita que mi chica se ponga ropa interior sucia y ella está empezando a preocuparse
  • Mi última fantasía fue que lo hacía en una Iglesia. ¿Qué significa esto?
  • Estas y otras cuestiones me plantean las personas que vienen a consulta.

ALGUNAS INFORMACIONES PARA TU TRANQUILIDAD


En primer lugar existe un miedo a ser juzgado antes estas fantasías, sin embargo lo que forma parte de tu imaginación no tienes porque contárselo a nadie. ¿Qué importa lo que hagas en la intimidad de tu mente? ¿Haces daño a alguien con ello?
El que imagines una escena sexual y te excites con ella no quiere decir que lo vayas a llevar a cabo, existe una gran diferencia entre el imaginar y el hacer. Para algunas personas el peligro está en querer hacer esas fantasías realidad. Como si solo por el hecho de imaginar ocurrieran. Simplemente reflexiona un momento.


 ¿Harías esta fantasía realidad?
 ¿Te gustaría?
 ¿Lo disfrutarías sin ningún tipo de preocupación?


 Seguramente muchas personas contestarán que no, que está muy bien para fantasearlo y quedarse en el lugar íntimo de nuestra imaginación, pero no para llevarlo a cabo realmente.


En las fantasías sexuales pueden crearse de manera imaginaria situaciones de riesgo, pero lo bueno es que no existe dicho riesgo. Podemos recrear que lo hacemos en un lugar público, que estamos en un escenario de teatro en plena faena sexual mientras los asistentes aplauden, que nos lo montamos con el profesor de nuestra hija en su despacho. Son situaciones que si se hicieran realmente tendrían un riesgo: el ser pillados con todas las consecuencias que acarrearían. Al fantasearlo en nuestra mente no existe ningún peligro.


Muchas de las fantasías sexuales transgreden las normas sociales y esto puede resultar preocupante para algunas personas, pero no lo es. El Filósofo Frances André Comte-Sponville dijo que Sin tabú no hay transgresión y que sin transgresión no hay erotismo. Somos animales eróticos porque somos animales morales. Es decir, poseemos un conjunto de normas y creencias acerca de lo correcto e incorrecto, de lo que se puede hacer y lo que no y nuestro comportamiento se orienta hacia esto porque si no fuera así la sociedad nos penalizaría. En referente a lo sexual hay un cierto deseo por trasgredir esas normas porque es estimulante hacer algo prohibido. Cuando trasgredir la norma es algo que puede salirnos caro es cuando fantaseamos con hacerlo. Y tenemos todo el derecho del mundo a hacerlo porque lo que ocurre en nuestra imaginación está a salvo y es nuestro, nadie va a conocerlo a menos que nosotros lo contemos y sobre todo no va a tener ninguna consecuencia.


No dejes de leerme para la próxima semana porque en la segunda parte te contaré algunos significados de determinadas fantasías eróticas. Si te ha gustado comparte