TERAPIA SEXUAL YA

Sexualidad Feliz = Personas Felices

Orgasmo femenino
26-05-2016



Terapia Sexual YAEl orgasmo es una experiencia sumamente subjetiva. Cada persona lo vive de manera diferente al igual que cada uno lo expresa de manera diferente. Para algunas mujeres es un placer focalizado en la zona genital, para otras son sensaciones que se extienden por todo el cuerpo. Unas gritan, otras no. Depende de cada una. Sin embargo, existen cosas que pueden perturbar nuestro orgasmo, impedir que lo alcancemos. Pueden ser pensamientos que irrumpen en el momento menos adecuado, creencias que nos limitan, poco conocimiento de nuestro cuerpo. Con todo esto he resumido algunas de las cosas que limitan nuestro placer



Pensamiento invasor numero 1 “Estoy tardando demasiado”

¿Que son los pensamientos invasores? Aquellos que invaden nuestra mente y no nos aportan nada positivo. No nos suman sino que nos quitan. ¿El qué? Tranquilidad, paz, estar a gusto, vivir la vida con felicidad y relajación y por supuesto interfieren en el placer

¿Por qué te preocupa tardar? ¿Te preocupa lo mismo cuando el que tarda es tu pareja? Apuesto a que no, pues de la misma manera date permiso para tener tu orgasmo, tomate el tiempo que necesitas, te lo mereces. Es un homenaje que te das a ti misma, igual que cuando te tomas un helado o te comes lo que mas te gusta. Disfruta del tiempo que empleas hasta llegar al estallido final, esa es la guinda del pastel , pero para llegar a ella has tenido que comerte toda la tarta y ….¿lo que estas disfrutando comiéndotela? El orgasmo es como el buen vino, debe hacerse despacio


Pensamiento invasor número 2 “No estoy recién duchada. Seguramente oleré mal”

El que no estés recién duchada no quiere decir que huelas mal. Diferentes zonas de tu cuerpo tienen diferentes olores, pero no quiere decir que sean desagradables. Incluso pueden tener una gran carga erótica. Lo que ocurre es que los genitales de las mujeres han sido tabú durante muchos años y casi parece que hay que restregarlos con estropajo para estar limpias, pues no. Con ducharte una vez al día suficiente para tu higiene. Además, ¿si te enteraras que a tu pareja le pone tu olor, pensarías igual?


Pensamiento invasor número 3 “No voy a llegar tal como me ha pasado otras veces”

Olvídate de llegar. Piensa en el placer. Si sales al campo a dar un paseo, ¿te centras en el paseo? ¿Observas la naturaleza? ¿Escuchas el sonido del viento o de los pájaros? En definitiva ¿Vives el momento? ¿O por el contrario vas pensando continuamente en que tienes que llegar a tu destino? ¿A que no? El Orgasmo no es el fin, no es el objetivo. Es en el placer en lo que tienes que centrarte y el orgasmo llegará cuando llegue. Esto no es una carrera de obstáculos.


Pensamiento invasor número 4: “¿Y si grito demasiado que va a pensar?”

Esto es la Vergüenza a dejarte llevar. Preocupaciones del tipo “si grito demasiado y que va a pensar” o “si apenas grito va a creer que no me gusta” Grita todo lo que quieras o no grites pero se tu misma. Los encuentros sexuales no son como en las películas. Son momentos que varían, no siempre se siente de la misma manera, ni tenemos porque llegar siempre al orgasmo, ni tenemos porque gritar. No estamos interpretando una película, esto es la vida real

Además de los pensamientos invasores de los que os he hablado existen otros factores que pueden limitarnos. Algunos de ellos son

  • No estar en el presente y en lo que estas sintiendo. Deja el hacer y ponte al sentir. NO me canso de decir que estamos muy desconectadas de nuestro cuerpo y no nos damos cuenta que información nos proporciona. Estamos tan centradas en los problemas que resolver día a día, en lo que tenemos que hacer, en mirar nuestros mensajes de móvil, en leer las noticias, que nos olvidarnos de leernos a nosotras mismas y tomar conciencia de nuestras sensaciones. Para llegar al orgasmo tienes que meterte en tu cuerpo, en tus sensaciones y evitar analizarlas.

  • Estar pendiente de tu cuerpo y de tus michelines y de si tu pecho se cae o se mantiene en su sitio. Esto ocurre por el miedo que tenemos a que otras personas juzguen nuestro cuerpo de manera negativa. Sin embargo tu eres tu mayor juez y no los otros. Se amable contigo misma. Agradece el cuerpo que tienes porque es único. Agradece tener un cuerpo con multitud de receptores sensoriales que están ahí para proporcionarte placer. Los cuerpos no son feos porque no se adapten a las medidas de las modelos. Los cuerpos son únicos y nos regalan sensaciones maravillosas.

  • No buscar tu placer y estar pendiente del suyo. Egoismo positivo al poder. Si estas pendiente de su placer en vez del tuyo él otro puede que se lo pase muy bien, pero tu te perderás cosas. El placer es responsabilidad de cada persona que debe buscarlo sin esperar que el otro se lo de. Te pongo un ejemplo. Si tú preparas una comida ¿lo haces pensando en los demás o también en lo que te gusta a ti? ¿Utilizas ingredientes que te gustan o por el contrario le pones cosas que no te gustan? Seguramente no. Con el sexo igual. Ponle tus ingredientes y disfruta del plato


  • Y finalmente no estar familiarizada con tu cuerpo, es decir, no conocerlo eróticamente ni saber que te gusta, donde te gusta y como te gusta. El que, el donde y el cómo son fundamentales para alcanzar el orgasmo y la primera que tienes que saberlo eres tu y luego transmitírselo al otro

Espero que todas esta información sirva para conoceros un poco más y entender que ocurre en estas situaciones. Si tenéis alguna duda siempre podéis consultarme. Os mando Besos y abrazos desde aquí